Las Islas Azores son parte de los restos que quedaron de la antigua Atlántica. Su energía es muy especial, se reconoce como familiar. Es un lugar tranquilo, alejado del bullicio de las ciudades, por lo que invita a pasar un tiempo con uno mismo, a la reflexión y el recogimiento, para poner en orden nuestras vida. Pero también nos ofrecen unos paisajes maravillosos donde poner disfrutar de la naturaleza y respirar aire puro. 

En la semana, 3 días haremos un taller para conectar con las 24 Energías Fuente o Rayos, que faciliten el reconocimiento y conexión con los 24 filamentos de nuestro ADN completo, de forma que la integración del todo personal se manifieste como una realidad consciente. 

Los otros 2 días, los dedicaremos a  conocer y disfrutar el lugar, así como conectar energéticamente con él, haciendo ejercicios y meditaciones que faciliten esta conexión