Durante el siglo pasado la humanidad en su afán de crecimiento y desarrollo, de economías y guerras, entró de lleno en la industria química y petroquímica, aplicando lo descubierto a todos los sectores de producción, incluyendo por supuesto el alimentario.

La revolución química del siglo XX y la segunda guerra mundial impulsaron su desarrollo y crecimiento. Las drogas farmacéuticas, los aditivos alimentarios, el caucho sintético, el nailon, los pesticidas, el plástico y un largo etcétera en pos del desarrollo nos embarco en una carrera de la que quizás aún no somos conscientes tal como un Titanic en el cual ya estamos embarcados pero del cual no sabemos como bajarnos ni el impacto verdadero.

La Dra. Elizabeth Guillette, Profesora de Antropología de la Universidad de Florida da voces de alarma. En los últimos cincuenta años la calidad del esperma ha descendido entre un 50 y un 85 %.
La Dra. Theo Colborn, autora del libro “Nuestro futuro robado” también explica su punto de vista..

El uso del Bisfenol-A para endurecer los plásticos y del F -Talatos para flexibilizarlos, los pesticidas y fertilizantes, son solo algunos de los productos en la lista de derivados químicos en todo el planeta y que a diario usamos sin darnos cuenta que están afectando nuestra vida, la de la Madre Tierra, la de nuestros Niños y bebés, y sobre todo lo mas preocupante, la de aquellos que aún no han nacido. En un pueblo de Canadá la situación es verdaderamente alarmante en donde ya la tasa de nacimientos de niños varones es casi nula.

A nivel del reino animal por citar un caso en particular, en La Florida, se ha descubierto que los peces, los lagartos y mucha de la fauna que rodea al estado Americano, el nivel de reproducción ha descendido en un 90 %.
Os invitamos a ver este magnífico vídeo que está subtitulado en Castellano. Poned especial interés en el precupante tema de la reproducción.

 

 EL HOMBRE QUE DESAPARECE

link al vídeo en livestream: http://www.livestream.com/estrellaocho/video?clipId=pla_17032094-cace-45fc-9f62-3122dc3f4216

versión en inglés en vimeo: http://vimeo.com/15346778

Texto que acompaña al vídeo:

Estamos llevando a cabo un vasto experimento toxicológico en el que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos son los sujetos de experimentación.

Dr. Herbert Needleman
El Hombre que desaparece se trata de uno de los temas más importantes, y por lo menos publicitado, que enfrenta la especie humana: la amenaza tóxico para el sistema reproductivo masculino.
Las últimas décadas han visto un aumento constante y dramático en la incidencia de niños y jóvenes que sufren de deformidades genitales, conteo bajo de espermatozoides, anomalías del esperma y cáncer testicular.
Al mismo tiempo, los niños son ahora mucho más en riesgo de padecer TDAH, autismo, síndrome de Tourette, parálisis cerebral, y la dislexia.
El Hombre que desaparece toma una mirada cercana y preocupante en lo que muchos médicos e investigadores sospechan ahora son responsables de muchos de estos problemas: una clase de sustancias químicas comunes que son omnipresentes en nuestro mundo.
Se encuentra en todo, desde productos de champú, gafas de sol, carne y productos lácteos, alfombras, cosméticos y botellas para bebés, se les llama “similares a las hormonas” o productos químicos “alteradores endocrinos” y pueden estar empezando a dañar los elementos más básicos del desarrollo humano.