Home 40 ARTÍCULOS 40 Ciencia, religión y espiritualidad
Algunos conceptos de la moderna física cuántica se han mostrado muy próximos al ámbito propio de la conciencia y la espiritualidad

Ciencia, religión y espiritualidad

Posiblemente si confrontamos las palabras ciencia y religión, muchas personas opinarán que estamos hablando de términos antitéticos que difícilmente pueden tener algo en común. En efecto, la ciencia actual está basada en la observación y experimentación de los fenómenos físicos (aquello que percibimos por nuestros sentidos), mientras que la religión ha quedado reducida más bien a una cuestión de fe, esto es, a creer en un conjunto de cosas “no demostrables”. Sin embargo, durante muchos siglos y en muchas culturas, la ciencia y las creencias han estado estrechamente vinculadas, hasta el punto de ser apenas separables. Así, el conocimiento del mundo y del ser humano venía regido por principios de tipo religioso y no había realmente una oposición entre estos dos ámbitos, porque lo divino y lo humano (o lo natural) formaban parte de un mismo sistema de creencias.

La ciencia, entendida como observación y experimentación de la naturaleza, tuvo su inicio en la Grecia clásica
La ciencia, entendida como observación y experimentación de la naturaleza, tuvo su inicio en la Grecia clásica

No obstante, con el paso del tiempo se fue abriendo una brecha entre ambas visiones, sobre todo a partir de la Grecia clásica, en la cual se empezaron a plantear explicaciones sobre el cosmos y sobre el hombre mismo que se desmarcaban de los designios religiosos. En esta pugna, la religión siguió manteniendo una marcada preponderancia hasta hace muy pocos siglos, pues estaba normalmente asociada al poder político-económico y dictaba cuál había de ser el pensamiento correcto. Lógicamente, Dios no decía nada al respecto; en todo caso, eran sus representantes en la Tierra los que decidían lo que se ajustaba a la verdad divina y lo que no, y puesto que tal verdad derivaba directamente del Ser Supremo (omnisciente e infalible), no había ningún margen para la discusión. Por tanto, la ciencia que no estaba de acuerdo con la ley divina era ocultada, ignorada o perseguida, hasta el punto de llevar a la represión, el ostracismo o la hoguera a los defensores de la visión científica.

El científico italiano Giordano Bruno fue juzgado y ejecutado porque sus ideas se oponían a los dictados de la Iglesia
El científico italiano Giordano Bruno fue juzgado y ejecutado porque sus ideas se oponían a los dictados de la Iglesia

Por citar dos ejemplos muy ilustrativos, vale la pena destacar el caso de Galileo Galilei y el de la biblioteca de Alejandría. Es bien conocido el calvario que padeció el sabio italiano al intentar defender sus tesis científicas en el terreno de la astronomía frente al estamento eclesiástico, lo que incluyó presiones, amenazas, procesamientos y una retractación. La cerrazón dogmática y la negación de sus hallazgos fue tal que, incluso cuando Galileo invitó a los cardenales a que vieran por ellos mismos el movimiento de los planetas a través de su telescopio, ¡éstos se negaron a observar! Cabe recordar que otros científicos no tuvieron tanta suerte y fueron a parar al fuego purificador, y en este sentido tanto la Iglesia Católica, que ejecutó a Giordano Bruno, como la fe protestante o calvinista, que quemó a Miguel Servet, fueron igualmente intolerantes.

En cuanto a la biblioteca de Alejandría es muy conocido también el episodio de fanatismo religioso que llevó a la quema del edificio y al asesinato de la científica Hipatia, si bien no hay una certidumbre total sobre la conjunción de ambos hechos. Posteriormente, en época de dominación musulmana, el califa Omar mandó destruir los libros de la Biblioteca, aduciendo que “si los libros contienen la misma doctrina del Corán, no sirven para nada porque repiten; si los libros no están de acuerdo con la doctrina del Corán, no tiene caso conservarlos.”

Asimismo, podríamos hablar de tiempos relativamente recientes (hace “sólo” 150 años), cuando la Iglesia cargó contra Darwin por desafiar los textos bíblicos creacionistas y proponer una versión materialista del origen del hombre. Ciertamente, ahora podríamos argumentar ahora que el evolucionismo darwinista, y en general la ciencia materialista-reduccionista, se ha convertido en una creencia o dogma casi religioso, frente a ciertas opiniones científicas minoritarias que han observado numerosas anomalías en esta teoría; no obstante, este tema nos llevaría a otro debate que no es el objeto de este artículo.

Una vez vista esta clara oposición entre religión y ciencia, es momento de presentar la falsa o dudosa asociación ente religión y espiritualidad, que para la gran mayoría de la gente son términos muy próximos, por no decir sinónimos, dado que la palabra espíritu nos conduce casi inmediatamente al ámbito de las creencias o, dicho de otro modo, de lo no científico. Sin embargo, desde mi modesto punto de vista, y aún reconociendo que existe una conexión básica entre ambos conceptos, de ninguna manera podemos considerar la espiritualidad como una expresión o faceta de la religión.

Pues bien, aunque pueda parecer una contradicción o una completa falacia, creo que la espiritualidad genuina nos lleva directamente al campo de la ciencia, pero, claro, no a la ciencia empírica, positivista y materialista que impera en nuestros días. Se trataría de otra ciencia, otro conocimiento, más relacionado con antiguas tradiciones de las culturas orientales o con doctrinas de tipo esotérico. Con todo, algunas visiones científicas de los últimos tiempos, como la física cuántica, han vislumbrado que detrás del gran universo objetivo que creíamos conocer desde el actual paradigma científico, se esconde el papel de la conciencia; esto es, el observador, aquel que “es” y “sabe”, el espíritu que no tiene materia (porque la materia es una creación de la conciencia). Pero vayamos por partes.

Algunos conceptos de la moderna física cuántica se han mostrado muy próximos al ámbito propio de la conciencia y la espiritualidad
Algunos conceptos de la moderna física cuántica se han mostrado muy próximos al ámbito propio de la conciencia y la espiritualidad

Si ahora nos paramos a analizar el fenómeno de la religión (sobre todo las tres grandes religiones monoteístas: cristianismo, islam y judaísmo) veremos realmente que la diferencia con la espiritualidad es más que notable.

En primer lugar, la mayor diferencia entre religión y espiritualidad radica en su propio origen. Mientras que la religión viene “de fuera”, es algo exterior al individuo (de hecho, procede de la sociedad), la espiritualidad procede “de dentro” del propio individuo. No cabe duda de que la religión es un fenómeno que se ha establecido a nivel social hasta convertirse en una institución, en un conjunto de estructuras, jerarquías, reglas, principios y ritos impuestos por una casta “intermediaria” entre el hombre y la divinidad, con la potestad de regir el comportamiento de las personas, no sólo en su relación con Dios, sino en la mayoría de aspectos de la vida. Por el contrario, la espiritualidad despierta en la persona, es una libre elección, sin imposiciones, que no depende de factores culturales, sociales o educativos. No es una institución, ni un credo organizado; es una conexión directa con la divinidad.

Las religiones funcionan como sistemas ideológicos con sus propios cultos, ritos, libros sagrados, preceptos, jerarquías...
Las religiones funcionan como sistemas ideológicos con sus propios cultos, ritos, libros sagrados, preceptos, jerarquías…

En segundo lugar, la religión no es única, sino diversa. Existen unas pocas grandes religiones con cientos de millones de adeptos, y otras muchas que son relativamente minoritarias, por no hablar de múltiples sectas o escisiones. Todas ellas tienen sus sistemas de creencias, ritos y tradiciones y todas ellas se consideran “verdaderas”, aunque algunas son más tolerantes que otras. A lo largo de la historia, los hombres han sido llevados al enfrentamiento y a la guerra por razones religiosas (esto es, por diferencia de credo) aunque las causas reales las tendríamos que situar en otros ámbitos. No obstante, la sola idea de lucha de dioses o cultos ha sido suficiente para manipular a los pueblos y llevarlos a la destrucción. La espiritualidad es única y universal, y sólo responde al amor incondicional del individuo, que se da cuenta de que la diversidad es sólo una ilusión y que todo es en realidad uno.

Existe una gran multiplicidad de religiones y creencias en todo el mundo, y en ocasiones han sido motivo de guerras y persecuciones
Existe una gran multiplicidad de religiones y creencias en todo el mundo, y en ocasiones han sido motivo de guerras y persecuciones

En tercer lugar, la religión precisa de un conjunto de verdades indiscutibles y dogmas marcados por los hombres de Dios (el clero) que deben ser aceptados y seguidos por los fieles, a través de una serie de preceptos, rituales y formalidades.” El hombre religioso no puede ni debe cuestionarse lo que Dios (supuestamente) ha dicho o lo que está escrito en un libro sagrado. En cambio, la espiritualidad no viene marcada por doctrinas, normas o dogmas, sino que es una reflexión interior del propio individuo, que no necesita de ningún guía. Él mismo busca y encuentra el camino de la manera que cree más conveniente.

En cuarto lugar, la religión ejerce de adormecedor o controlador de conciencias, con la figura de un Dios lejano e inasequible al cual debemos adorar. En algunas religiones, la imposición de las verdades incluye a un Dios justiciero que infunde terror o amenaza con el castigo eterno: “Si no te comportas de esta u otra manera, irás al infierno.” Así, el miedo y la sumisión forman parte del sistema religioso, así como las ideas de pecado y culpa, que hacen del hombre un ser despreciable que necesita redimirse. La espiritualidad es todo lo contrario; es un proceso de despertar, de meditar, de encontrar al Dios interior, de dejar atrás los remordimientos, de rechazar el miedo y de ser responsable de los propios actos y sus consecuencias.

En quinto lugar, desde una vertiente filosófica, la religión dice que ciertamente existe otra vida y promete el paraíso para los que se comporten rectamente. Sin embargo, nos dice que –hasta que no llegue el momento– hemos venido aquí a sufrir, que no hay salvación en este mundo, sino más allá de él. Es una proyección al futuro, una promesa de recompensa si se cumple lo dictado por la autoridad divina. La espiritualidad se centra en el aquí y ahora, en la intemporalidad, en lo eterno. No hay “otra vida”, sólo hay una existencia. Tampoco hay premios ni castigos. La iluminación y la paz son posibles en este mundo.

Ciencia religion y espiritualidad 006

Y finalmente uno se puede preguntar lo siguiente: ¿dónde está la religión y dónde la espiritualidad? La primera sin duda está en el pensamiento o la mente, esto es, en el mecanismo que funciona como una interfaz entre nuestro yo y el cosmos. Es como un programado instalado allí desde pequeños, que nos habla de un Dios exterior inalcanzable para nosotros. La segunda es una expresión directa de la conciencia infinita, es Dios mismo, el Dios interior, y está más allá de la mente, sin depender en absoluto de ella. Por resumirlo de algún modo, mientras que la religión es una estructura mental, una construcción en parte intelectual y en parte emocional, la espiritualidad es un eco de nuestra conciencia individual y colectiva, el reconocimiento de nuestra propia divinidad.

Así pues, más bien parece que la espiritualidad ya estaba en nosotros mucho antes que la religión, pues la conciencia es infinita y eterna, aunque esté aparentemente dormida. Es factible, pues, que la religión simplemente surgiese como una manera de controlar o reconducir la espiritualidad innata de todos los humanos hacia un terreno mental donde fuese más fácil ocultarla o manipularla, cosa que ya iba bien a las élites dirigentes, las castas político-religiosas de la Antigüedad (y recordemos que en muchos casos los reyes o líderes del pasado se consideraban dioses o decían reinar por la gracia de Dios). Y esta situación se mantuvo durante siglos y siglos hasta que Marx proclamó que “la religión era el opio del pueblo”.

Y llegados así a nuestra moderna, respetuosa y laica civilización global, podríamos pensar que hoy en día las grandes religiones se han convertido en poco más que un formalismo para la mayoría de las personas que aún se consideran “creyentes”. No obstante, no hay más que ver el panorama político mundial para constatar que las creencias siguen siendo utilizadas de manera torticera para enfrentar a los humanos unos contra otros. Y ahora, con la máxima inocencia, podríamos preguntarnos si alguien se puede creer de verdad que Dios tiene algo que ver con el fanatismo. La espiritualidad jamás ha generado una guerra; en cambio la religión (obviamente, lo que hay detrás de ella), muchas.

Dicho esto, tampoco deberíamos caer en la fácil trampa de considerar que la instauración de una única religión global “artificial” fuese la solución a los problemas de la Humanidad. Es obvio que tal hecho no sería más que un modo perfecto de imponer un pensamiento único. Religión única, economía única, moneda única, poder político único… ¿A qué me suena todo esto?

Entretanto, y sobre todo el mundo occidental, el opio del pueblo se ha trasladado a otros ámbitos, como el deporte, los espectáculos o las últimas tecnologías. En fin, cualquier cosa es buena para evitar el despertar la conciencia y la espiritualidad.

Xavier Bartlett

Licenciado en Prehistoria e Hª Antigua por la Universidad de Barcelona

Conferencia completa 

EVOLUCIÓN, GIGANTES Y HUMANOS

Entre el Mito y la Ciencia

con Xavier Bartlett

consta de 2 videos
con una duración total de 150 minutos

Incluye comunicación con el autor para aclarar dudas  y acceso a las imágenes de la presentación utilizada en la conferencia

www.aulaspandora.com

accederahora

Una conferencia exclusiva donde se analizan las evidencias sobre la existencia de Gigantes en la Tierra a lo largo de la Historia y un análisis exhaustivo de la evolución Humana.

Xavier Bartlett - Portada web 660

CONECTA CON LA CAJA DE PANDORA

Si quieres recibir actualizaciones periódicas de todo lo que vamos publicando, Suscríbete a nuestra lista de correo Aquí
  • Redes sociales
  • Visita nuestras webs
  • Portales de Vídeo y Audio

Síguenos en Facebook
www.facebook.com/pandoravideo ( Página Oficial )
www.facebook.com/groups/lacajapandora/ ( Grupo )

Síguenos en Google+
www.plus.google.com/+LacajadepandoraEu1

Síguenos en Twitter
www.twitter.com/cajapandora1

Visita y suscríbete la web de La Caja de Pandora
www.lacajadepandora.eu

Visita la web de videos de La Caja de Pandora
www.cajadepandora.tv

Visita y suscríbete al Periódico de La Caja de Pandora
www.pandoranews.eu

Suscríbete a los canales de vídeo La Caja de Pandora:

www.youtube.com/lascajasdepandora ( Principal )

www.youtube.com/siyiyi ( Luís Palacios )
www.youtube.com/caixadepandoraTV ( Catalán )
www.youtube.com/PandorasTv ( Inglés )

Suscríbete al canal de Audio de La Caja de Pandora:
www.ivoox.com/escuchar-caja-de-pandora-audios_nq_4454_1.html

Síguenos en Vimeo
www.vimeo.com/channels/lacajadepandora

Nassim Haramein

About Xavier Bartlett

Licenciado en Historia, aunque su carrera profesional se ha centrado en el campo de la educación y formación. Actualmente forma parte del equipo Dogmacero, cuya finalidad es difundir una visión alternativa de la sociedad, la ciencia y la historia.

Check Also

BASES COACHING INTEGRAL Y DEMOSTRACIÓN PRÁCTICA 2 con Daniel Becerra Ortega

Para convertirse en coach profesional la persona debe integrar y entrenar una serie de competencias …

¿SOY ESPIRITUAL? con Marta Puig Bayés

Cuantas veces has oído decir es que este es muy espiritual pero ese no tiene …

ELEVA TUS SENTIDOS. Con Francesc Ibáñez, director de Own Spirit Festival.

OWN SPIRIT FESTIVAL. Del 12 al 17 de julio en Baldellou (Aragón, España). Entradas en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.