Home 40 ARTÍCULOS 40 Un Juego contra la Crisis

Un Juego contra la Crisis

Francamente, no entiendo cómo estos Estados que tenemos velan tan poco por sus ciudadanos. Hay medidas como la Seguridad Social y cosas por el estilo, pero el hecho de que la supervivencia de alguien trabajador y apto dependa de si es capaz de encontrar o no trabajo, o de contar con los recursos que le permitan establecerse por su cuenta, me parece angustiosamente innecesario.

Vamos a ver: si el trabajo de esa persona no es necesario, ¡ permitámosle que viva de los excedentes de la sociedad ! Por ejemplo, hay exceso de comida en los supermercados, que acaba tirada por el solo hecho de que supera una fecha de caducidad orientativa. Y ¿cuántos otros productos hay a disposición del público que no se venden? Y ¿cuántos pisos vacíos? Pero somos esclavos del intercambio en dinero, y si por cualquier razón no se está dispuesto a pagar dinero a personas trabajadoras se prefiere no optar por sus servicios. Y se prefiere tirar los excedentes a repartirlos entre quienes lo necesitan.

Llegir aquest article en Català 

200px-Flag_of_Catalonia.svg

2

¿Recuerdan el exceso de cupo del Servicio Militar? Quienes “sobraban”, sencillamente se libraban. ¡Pero supongo que no por ello dejarían de ser defendidas esas personas en caso de guerra!

 Trasladémoslo al trabajo:

¿Exceso de cupo laboral? Que esas personas se libren de trabajar. ¡O que se turnen con otras! Pero que no dejen de ser “defendidas” por el sistema, esto es, que no les falte nada de lo necesario.

En su día entrevisté a la bióloga evolucionista Elisabet Sahtouris. Ella pone el funcionamiento del cuerpo humano como ejemplo de buen hacer económico: el cuerpo recibe unos recursos y, con ellos, resultan nutridas todas y cada una de las partes del sistema. ¡Y más nos vale que esto siga siempre así!, porque en el momento en que una parte del cuerpo deja de recibir lo necesario se crea un problema en esa parte, que según cómo acabará teniendo un efecto dominó muy perjudicial para el conjunto del organismo.

3

Necesitamos un sistema que vele por cada uno de nosotros, desde mi punto de vista, pero mientras la clase política siga codeándose con los grandes intereses esto no será así. Y a los grandes intereses les interesa obtener unos beneficios suficientes para que unos pocos privilegiados vivan en la gloria; una vez cumplido este objetivo, lo demás es irrelevante, o como mucho secundario.

Bueno, pero cada uno de nosotros tenemos nuestra dignidad y nuestro derecho a vivir. Y si esto al sistema no le preocupa demasiado, ¡cada uno de nosotros tenemos derecho a que nos importe! Y tenemos derecho a aprovechar los recursos del mundo con este fin.

Hay cosas que se pueden hacer, mientras el sistema sigue a lo suyo. Lo que voy a proponer no es el colmo de la originalidad; se están llevando a cabo iniciativas de este estilo (monedas locales, bancos de tiempo, etc.), pero déjenme darle un poco mi forma.

Pongamos por caso que se ponen de acuerdo diez mil individuos (los habitantes de un pueblo grande, un barrio grande o una determinada área geográfica). Estos individuos se ponen de acuerdo en imprimir unos billetes de juguete de ciertas características; algo así como los billetes del Monopoly. En honor a este juego clásico (aunque lo que propongo más antimonopolístico no puede ser) podemos denominar poly a esta moneda de juguete. Además, esta denominación nos remite a las polis, las ciudades estado clásicas, lo cual tampoco está mal, pues al fin y al cabo se trata de ser un poco más autárquicos.

Cada uno de esos diez mil individuos aporta un euro. Con los diez mil euros recaudados se imprimen billetes de tal manera que sea posible dar diez mil polys a cada individuo participante. Si estamos en Europa, se decide que un poly equivale a un euro.

4

A las personas en paro o con necesidad se les puede regalar esta cantidad de polys. Pero también pueden participar personas con trabajo y solventes; en el caso de estas últimas, los polys no se les regalan, sino que se les dan a cambio de euros. Así, este movimiento recauda también euros, para su autosostenimiento y para repartir entre los más necesitados.

Parece lógico que el inicio de la cadena empiece por la agricultura. Pongamos que soy un cultivador de productos orgánicos que tengo dificultad para dar salida a mis productos; sin embargo, de pronto tengo una masa social que está dispuesta a pagarme en polys. Procuro vender mucho a cambio de euros, por tantas cosas por las que es necesario pagar en la vida, pero voy aceptando también muchos pagos en polys.

5

Llego al pueblo, y voy al barbero. El barbero participa en el juego de los polys, lo cual yo ya sabía porque aparece la referencia de su negocio en la web del juego. Le propongo pagarle en polys y acepta. ¡Ya tiene polys el barbero para pagar mi comida producida orgánicamente!

Hay varios tipos de negocios que pueden participar en esto. Por ejemplo, tiendas de ropa. Se aseguran un ingreso en euros suficiente para pagar a sus proveedores, empleados y facturas, pero también permiten que haya compradores que les paguen en polys, con los que pueden comprar comida, ir a la peluquería y unas cuantas cosas más. Incluso puede proponerse a los empleados que cobren parte de su sueldo en polys, para dar más salida a esta moneda.

6

También pueden surgir negocios al amparo de esto. Imaginemos que estoy en el paro y que es difícil conseguir ciertas cosas en el pueblo a cambio de polys: tal vez puedo poner un negocio que los acepte, con lo cual a la vez hago un favor a los demás parados y a mí mismo.

Ahora supongamos que soy el dueño de un piso y lo tengo alquilado. Me hallo en la incómoda tesitura de tener que desahuciar a la familia que vive en él porque no puede pagar el alquiler. Pero, de pronto, la familia me ofrece pagarme el alquiler en polys. Tal vez yo no tengo un interés específico en cobrar el alquiler en polys, pero sí que tengo cierta conciencia social, comprendo la necesidad de esas personas y pienso en qué podría gastarme esos polys que recibiré por el alquiler. Bueno, tal vez el importe coincide más o menos con lo que mi familia gasta en comida. Entonces dejo de ir al súper a comprar alimentos procesados y empiezo a comprar a los productores orgánicos y locales que me aceptan los polys, con lo cual mi familia come mejor y además estoy fomentando el comercio local y la vida del municipio. ¡Me siento socialmente mejor!

7

Tal vez en otros sitios han instalado lo de los polys y esa moneda de juguete me sirve, por ejemplo, para comer en el restaurante de un pueblo alejado que ha sido creado por una familia en paro que acepta los polys en su negocio.

No creo que el sistema tuviera que inquietarse mucho por un juego de estas características, que lo que haría sobre todo sería aliviar la angustia de las personas que lo pasan mal. De hecho, sería muy difícil y en ocasiones imposible que la red de los polys penetrase por debajo de ciertos negocios locales de cara al público. Muy difícilmente, sino imposiblemente, se podría pagar en polys nada en base a las multinacionales y los servicios del Estado (coches, gasolina, transporte público, etc.) ni relativo a los productos de la industria pesada (metales y productos de minería, por ejemplo). Si bien podrían darse episodios humanamente agradables: imaginemos que estoy en el tren sin billete y sin dinero y que el interventor está dispuesto a echarme del mismo. Sin embargo, le ofrezco unos polys a cambio de que no me eche. Extraoficialmente, el interventor prefiere aceptar mis polys a echarme; para algo le servirán, no se hace mal a nadie y a mí me hace un favor.

¿Y hoy en día que hay tantas comercializadoras de energía eléctrica?; en teoría, alguna que hay más preocupada por los temas sociales y ambientales podría aceptar que parte del recibo de la luz fuese pagado en polys.

¿Significa un juego así un quebrantamiento de la norma social? Yo creo que el mundo seguiría girando, y el sistema sosteniéndose; solo que habría personas que habrían salido de la desesperación y tendrían ahora una oportunidad. Si bien el Estado dejaría de ingresar algunos impuestos asociados con el curso del dinero legal, ¿cuánto tiene que invertir el Estado en ayudas a los necesitados y en seguridad ciudadana debido a la delincuencia que tiene su origen en la necesidad? ¿Cuánto en cárceles, pleitos, etcétera? Los Estados ahorrarían y menos personas sufrirían. Si los Estados asumen que no pueden dar una salida satisfactoria a sus parados, deben admitir ¡y fomentar incluso! mecanismos de compensación. Es un deber humano y moral. Si no, deben proponer algo mejor.

8

Por cierto, el movimiento en base a los polys requiere organización. Parte de esta organización puede incluir una buena web informativa, gestión de nuevos participantes que soliciten entrar recibiendo sus polys e incluso un banco de polys que los preste sin intereses. Organizar todo esto requiere tiempo y gastos. Hemos dicho que el dinero vendría de las personas dispuestas a fomentar la economía local y que habrían dado algunos euros a cambio de polys. Por otra parte, una fuente de “mano de obra” gratuita para estos menesteres pueden ser voluntarios de distinto tipo, y aquí hay que hacer una especial mención a los jubilados; los jubilados aún jóvenes que necesitan un nuevo estímulo en sus vidas.

9

Entre muchos, con inteligencia y conciencia social no tenemos por qué aceptar una vida de carencias. ¡El campo de la imaginación está abierto, y el mundo está ahí fuera!, presto a ser sembrado.

 ©Francesc Prims Terradas

Portada-articulo-UN-JUEGO-CONTRA-LA-CRISIS

CONECTA CON LA CAJA DE PANDORA

Si quieres recibir actualizaciones periódicas de todo lo que vamos publicando, Suscríbete a nuestra lista de correo Aquí
  • Redes sociales
  • Visita nuestras webs
  • Portales de Vídeo y Audio

Síguenos en Facebook
www.facebook.com/pandoravideo ( Página Oficial )
www.facebook.com/groups/lacajapandora/ ( Grupo )

Síguenos en Google+
www.plus.google.com/+LacajadepandoraEu1

Síguenos en Twitter
www.twitter.com/cajapandora1

Visita y suscríbete la web de La Caja de Pandora
www.lacajadepandora.eu

Visita la web de videos de La Caja de Pandora
www.cajadepandora.tv

Visita y suscríbete al Periódico de La Caja de Pandora
www.pandoranews.eu

Suscríbete a los canales de vídeo La Caja de Pandora:

www.youtube.com/lascajasdepandora ( Principal )

www.youtube.com/siyiyi ( Luís Palacios )
www.youtube.com/caixadepandoraTV ( Catalán )
www.youtube.com/PandorasTv ( Inglés )

Suscríbete al canal de Audio de La Caja de Pandora:
www.ivoox.com/escuchar-caja-de-pandora-audios_nq_4454_1.html

Síguenos en Vimeo
www.vimeo.com/channels/lacajadepandora

Sol Ahimsa Colomgia 2018

About Francesc Prims

Licenciado en Filología, ha sido el redactor jefe de la revista Athanor durante diez años, y continúa siéndolo de la revista Dia de la Terra. A lo largo de su trayectoria ha entrevistado a personajes de la talla de Deepak Chopra, Federico Mayor Zaragoza o Eckhart Tolle. Además, doce años de vida en una comunidad de orientación espiritual le han proporcionado un inestimable bagaje en cuanto al conocimiento de la naturaleza humana. Es autor del libro de entrevistas Nuevos paradigmas (Editorial Sirio, 2015).

Check Also

Adapta tu horario Biológico al ritmo vital Circadiano – artículo 1 de 5

 Nuestro reloj biológico y ritmo circadiano, tiene unos ciclos donde los órganos se limpian y descansan. El …

¡Sí a las Medicinas Tradicionales y Complementarias: Tú pagas, tú decides!

¡Sí a las medicinas tradicionales y complementarias en el Sistema Público de Salud. Por el …

SANACIÓN RECONECTIVA: EXPERIMENTA LA NUEVA ENERGÍA DEL PLANETA. Con el Dr. Eric Pearl.

¿Por qué siempre nos centramos en las causas de la enfermedad o de los problemas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.