Home 40 ARTÍCULOS 40 Declaración de soberanía sanitaria

Declaración de soberanía sanitaria

Una nueva visión hacia la terapia personal y social buscando la excelencia en el trato sanitario directo y responsable.

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Es adecuada la expresión Soberanía Sanitaria para expresar como síntesis el objetivo que compartimos con Soberanía Alimentaria, Soberanía Energética, Soberanía Pedagógica, Soberanía Ideológica, Soberanía de Consumo… y otras declaraciones similares ante la presión de un sistema de estructuración político social que somete, más que ayuda, al desenvolvimiento de la verdadera democracia. La Soberanía Sanitaria otorga a cada ciudadano su derecho inalienable a decidir sobre los métodos para su sanación y ha de proveerle de las soluciones más adecuadas a su idiosincrasia e ideología. 

UNA VERDADERA DEMOCRACIA

Si buscamos la proyección y la consolidación de la verdadera democracia, hemos de encontrar maneras donde las personas podamos conseguir nuestros mayores anhelos de manera asequible, pacífica y compartida. Evidentemente tendremos que aceptar aquellas decisiones que aporten el mayor bien para el máximo de participantes. No es este el caso que ahora mismo gobierna en nuestra sociedad donde se enraízan, ilógicamente, soluciones que favorecen especialmente a una minoría y que por tanto aportan solo el mínimo bien para un mínimo de participantes; decimos el mínimo bien porque es imposible que las soluciones que favorecen a unos pocos, sean las más amplias y buenas opciones posibles y evidentemente decimos para un mínimo de participantes porque estos tratan de que el máximo bien solo les alcance prioritariamente a ellos.

Esta minoría tiene todos los recursos bajo su control; el dinero, el poder, el éxito social, la promoción, la comunicación, la reducción de impuestos, las opciones tecnológicas de vanguardia… y todo aquello que da al dinero, las ventajas y las influencias que este pueda comprar y conseguir. Los sistemas establecidos, sobretodo, garantizan la hegemonia de la enraizada estructura establecida sobre los intereses de los ciudadanos, por lo que aquellos que la controlan, adquieren un protagonismo excesivo por encima de los intereses sociales. 

Deben existir y necesitamos soluciones que emancipen al individuo de estructuras de gestión que finalmente adquieren un protagonismo imperante frente a los derechos personales. En ellas, el individuo es apenas un número y es obligado a aceptar los protocolos diseñados por las corporaciones farmacéuticas y por los profesionales sanitarios sin derecho a opinar ni a poder exigir soluciones terapéuticas que no están incluidas en sus dudosos programas.

Es la estupidez, no la inteligencia, la que pretende someter a las voluntades de los individuos a estructuras que inevitablemente caerán con el paso del tiempo. El concepto “más vale loco conocido que sabio por conocer”, ejemplariza una mentalidad caduca y de poco riesgo en la que se cristaliza la comodidad y la ambición ante la necesidad vital creativa de cambio, prosperidad y mejora para todos.

 

OPCIONES DE APLICACIÓN PACÍFICA

La humanidad no puede resistir más violencia si desea desarrollarse y crecer hacia una opción de futuro valido que pueda cumplir con la misión que le ha sido otorgada; el desarrollo de la máxima consciencia para el máximo bien común.

Cada vez que ha habido una gran guerra, o un gran desastre natural, la sociedad ha retrocedido materialmente pero además ha recibido un revés en su capacidad creativa, en su sensibilidad, en su confianza, en su progreso intelectual y en su desarrollo evolutivo como humanidad.

resistencia pacifica

Es por todo ello que aunque tuviéramos razones convincentes para exigir contundentemente los cambios que nos merecemos, nunca deberemos buscar como medio para lograrlo, la violencia. La violencia nunca ha solucionado nada y como máximo ha hecho cambiar la balanza llevando el mayor peso de una postura dogmática o dictatorial a otra en oposición.

Si el sistema gobernante imperante no nos facilita el cambio necesario para cumplir con nuestros objetivos humanitarios y sociales, simplemente utilizaremos vías paralelas para no interceder en sus fines ni permitir a su vez, que ellos intercedan en los nuestros. Podemos ser imaginativos y creativos hasta lograr procesos democráticos y en paz basados en la libertad, encaminados a encontrar soluciones que nos liberen del estado actual de sumisión y de esclavitud funcional.

En tiempos pasados se inició el sometimiento desde la esclavitud más deleznable, en las épocas más remotas, hasta la falsa democracia o de pseudo feudalismo actual donde la población de muchos países viven engañados en una falsa democracia oculta en la perversión de una estructura compleja y enmarañada donde se hace difícil discernir el bien del mal, ni los intereses particulares del bien común.

Lo que antaño era posible solo con la voluntad propia, ahora es necesario lograrlo con la voluntad grupal compartida. Podemos cambiar cualquier cosa si nos apoyamos unos en los otros de manera unitaria y solidariamente comprometida.

Pero no estamos acostumbrados a ello, llevamos demasiado tiempo participando en luchas fratricidas y en discusiones encarnizadas para proteger nuestros puntos de vista particulares. Existe una atávica cultura al ego y la consciencia grupal todavía no está madura al punto de estar a la altura de lo que requiere el momento histórico en que vivimos.

 

EL SISTEMA SANITARIO

Es fácil comprender que la enfermedad es un negocio para los gobiernos corruptos.Estos institucionalizan todo el servicio social de salud para generar dividendos en lugar de invertir todos los ingresos obtenidos en la ayuda sanitaria y humana. No creemos que la estructura actual este concebida para proveer las mejores alternativas mas bien parece una maquina para lograr el máximo control y consecuentemente los mejores dividendos.

medicina-y-dinero

La estratagema global ha permitido una subyugación de la mayoría de la población que no tiene el suficiente criterio sobre las complejidades sanitarias ni las opciones alternativas existentes a sus problemas. Muchos protocolos sanitarios oficiales todavía se aplican aun después de muchos años de demostrar su ineficacia. Ese sometimiento también es logrado por la incapacidad financiera de la mayoría de la población que no tiene mas remedio que aceptar las condiciones del “servicio social” sin oponer ninguna resistencia.

Deberíamos comprender la multitud impensable de pequeños negocios que pululan en torno a los servicios de la salud debido a las ingentes oportunidades a las que pueden acceder si mueven bien sus fichas. La brutal cantidad económica que se mueve directa e indirectamente alrededor de la salud, hace que muchos luchen para comprar los favores que les ha de permitir asentarse entre los favorecidos. Aún aquellos contratos que no se conceden a dedo, están fácilmente manipulados para que accedan los elegidos. ¿Quiénes son estos? Aquellos que pagan oscuras comisiones, favores encubiertos o amistades con intereses políticos.

Ello no se hace de manera evidente y si con total astucia, de tal manera que la malevolencia de las personas implicadas en las redes de los sistemas de poder, van inclinando las posibilidades hacia su interés y el de sus allegados, sumando tantas opciones a su favor como sea posible hasta alcanzar unas dimensiones difíciles de dimensionar. La complejidad de toda la telaraña alcanza incluso al sistema judicial que encubre o facilita los resultados en litigio, si no es suficiente el embrollo económico o tecnológico al que uno se hace accesible a nadie le apetece ser motivo de causas penales.

La enfermedad no es algo material que concierne al cuerpo sino a un estado anímico. Como todos tenemos procesos emocionales críticos, todos en algún momento perdemos la salud, pero los procesos enfermizos son consecuencia de situaciones emocionales y espirituales nocivas para los que la sociedad convencional no tiene apenas recursos y que ni siquiera comprende. Tanto es así que aquellas eminencias que han observado, declarado y resuelto parte del problema sanitario, han sido apartadas y mancilladas por el mismo sistema que debiera apoyarlos, protegerlos y financiarlos. La explicación es evidente; las mejores soluciones generan posibilidades de cambio y muchos no están dispuestos a ello. Tienen mucho que perder.

En todo caso la democracia debe aplicarse a todas las necesidades sociales y la sanidad especialmente, debería ser un ejemplo práctico de participación y de responsabilidad ciudadana. Si consideramos la salud como una expresión de la verdadera democracia, tanto el diseño de los servicios de la salud como su gestión, deberán sufrir una profunda reforma encaminada a dar el mejor servicio a los ciudadanos siendo estos, en realidad, los protagonistas y señores del programa de salud y no a la inversa como ahora sucede donde parece que todos seamos servidores del sistema sanitario y de sus funcionarios.

La mejor propuesta para ello es la declaración de la Soberanía Sanitaria como modus operandi y la proclamación de opciones donde la sociedad proponga alternativas no sujetas al modelo oficial obligatorio.  Lo cual no significa el no utilizar los recursos financieros de todos en propuestas paralelas, pues al fin y al cabo aquel que paga puede exigir el cómo y el que recibe a cambio. También ahí, estamos demasiado acostumbrados a dejar que nuestros administradores actúen como amos y señores y que tomen decisiones en nuestro nombre por nuestra indolencia y falta de compromiso.

 

ECONOMÍA SANITARIA

Es importante destacar el sometimiento financiero a que nos vemos abocados ante una estructura económica faraónica que genera débitos a pesar de la ingente aportación económica de la sociedad activa colectiva. La mala gestión y la desfachatez, favorecen la consolidación de estructuras parasitarias y de individuos que impiden la libre creatividad y el cambio positivo en beneficio del bien común.

Todo el que tiene una formación empresarial sabe que los resultados y su documentación aclaratoria pueden ser presentados de forma conveniente a la administración publica para que aparezca, no lo real, sino aquello que deseamos. Lo mismo ocurre con las grandes contabilidades y es mas que evidente que nunca sabremos la verdad detallada de la contabilidad de la sanidad publica española.

Existen maneras muy diferentes de utilizar el erario publico y en algunos países la libertad de elección de los modelos sanitarios y de los profesionales de la salud es financiado por la sanidad publica, eso si, con unos parámetros financieros igualitarios para todos. En nuestro país, los intereses de los grandes grupos institutonacionalizados, ofrecen una gran resistencia para evitar que colectivos menores, que tienen mucho que ofrecer en cuanto a soluciones para la salud, puedan ser valorados con el mismo valor terapéutico y sirvan a la ciudadanía.

Los pactos político económicos no garantizan que productos sanitarios de gran consumo se evalúen con criterios de calidad -precio sino, en muchas ocasiones, con intenciones de favores y pactos no confesables. La penetración de las grandes compañías internacionales en la trama sanitaria ha logrado cumplir con sus objetivos financieros al tener en nomina a muchos de los responsables de la salud publica. Es así como las grandes compañías aseguran la fidelización de aquellos que pueden favorecerles; teniendo intereses comunes ¿cómo van a echar piedras sobre su propio tejado?

La transparencia financiera debería ser el factor determinante para constatar los hechos, pero esta transparencia no existe. Lo importante es mostrar una contabilidad creíble para la administración publica pero no las estratagemas y vericuetos realizados para llegar a un determinado resultado.

Después, también hemos podido constatar, en los pocos casos descubiertos que aparecen en la información publica, situaciones constantes de prevaricación que merman de manera considerable los recursos financieros de todos. ¿Cómo podemos asegurar las buenas practicas y la transparencia financiera sin una revisión arbitraria independiente y no corruptible?

 

OPCIONES PARA EL CAMBIO

Debemos abolir aquellas opciones generales que provocan la creación e instalación de sistemas centralizados donde es más fácil la prostitución y la malversación por el simple hecho de que canalizan muchos recursos por unos conductos que gobiernan pocos individuos. Además aquellos que salen beneficiados por las operaciones oscuras, se preocupan en gran medida en colocar cortinas que ocultan todo lo evidente. Normalmente son muchos los implicados y aunque una cierta elite saca el mejor partido, toda la cascada de untados contribuye a la confusión y a la ocultación. Es por ello que es tan eficaz su modus operandi.

cambio

Por ello propiciaremos todas las opciones que faciliten sistemas independientes y locales de servicio a la salud frente al oscurantismo de las macro estructuras oficiales. La propuesta concreta es un llamado a los profesionales terapeutas y a los usuarios de los servicios de salud, para favorecer una involucración más dinámica, más austera y más participativa entre todos, más libre y que permita un abanico lo más amplio de posibilidades. Es preferible invertir en soluciones terapéuticas de prevención que en sistemas  de paliación y curación a posteriori.

Pero hay que añadir tres aspectos de mejora técnico-financiera de primera magnitud:

A)     DESCENTRALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS

Parecería que la centralización genera ahorro, cuando en realidad hace aumentar los gastos por un fenómeno lógico; la búsqueda de la comodidad y el apoyo a entidades “amigas” crea una multitud de pactos que hacen aumentar desorbitadamente los costes y las dependencias a ciertos servicios innecesarios que se consolidan en un parasitismo endémico.

Las estructuras gigantescas proveen muchísimas oportunidades para el pillaje y las malversaciones, no así sin embargo, las estructuras pequeñas donde la información es de común participación y donde es mucho más fácil la revisión de los datos.

La creación de estructuras de acuerdo a la dimensión humana pude favorecer en muchos sentidos:

1)      Fortalecer la estructura social y económica local.

2)      Conseguir servicios de proximidad mas eficientes.

3)      Conseguir una valoración y respuesta eficaz de los servicios de acuerdo a las peculiaridades geopolíticas.

4)      Establecer una competencia leal con otros servicios locales y crear redes de cooperación.

5)      Conseguir con facilidad una transparencia de la gestión.

6)      Gestionar la propia economía local para el servicio de salud. El interés propio es el mejor sistema de austeridad.

7)      Obtener un claro panorama de la eficacia y deficiencias del sistema de la salud local y como consecuencia del global.

8)      Conocer de primera mano la red de profesionales y recursos terapéuticos locales.

Obtener los máximos y mejores recursos.

9)      Evitar la introducción exagerada de productos comerciales de salud, forzados por los grandes lobby farmacéuticos.

10)   Facilitar la penetración de nuevas metodologías y terapeutas en el sistema de salud local.

 

B)      AUSTERIDAD Y PREVENCIÓN TERAPÉUTICA

La falsa prosperidad o la abundancia de recursos (en muchos casos por la acumulación del sistema centralizador) y la terapia al uso de paliación, generan una estrategia de uso indiscriminado y derrochador de los mismos. Por el contrario un sistema de terapias preventivas y por lo tanto previsibles, pueden disminuir en gran medida el uso de los recursos no solo financieros sino de médicos y de medicinas.

Los grupos farmacéuticos presionan para que sus productos alcancen la máxima difusión y venta y todos sabemos las estrategias que utilizan para cumplir con sus objetivos materialistas. Además, el 90% de las medicinas no curan nada ni resuelven ninguna enfermedad sino solo son soluciones paliativas para retardar el deterioro en lugar de curar. Es por ello que es necesario recurrir al máximo a otros factores ajenos al consumo de químicos de síntesis.

Sin embargo las soluciones preventivas ahorran muchos recursos (es por ello que no le conviene a la parte oscura del sistema) La principal estrategia es desarrollar la cultura de la prevención, lo cual requiere una pedagogía de los buenos hábitos y prácticas que deberían ser prioridad formativa de los gobiernos. Las terapias preventivas estarían pues como la máxima prioridad en las propuestas de la salud. La inversión en la prevención representa solo el 30% de los gastos en el sistema de curación actual, lo cual sería un ahorro considerable si se priorizara en esta propuesta.

Esta opción debe incluir imprescindiblemente la pedagogía y formación de la ciudadanía, esta, habituada a no recibir ninguna formación y bombardeada continuadamente con las publicidades de productos y servicios que deterioran la calidad de vida de los ciudadanos, llegan a corromper su propia salud a corto y medio plazo. Solo es comprensible la autorización del laxo visto bueno de las autoridades competentes para la comercialización de dichos productos, por el aporte económico e industrial de dichas actividades.

Coadyuvantemente la prevención terapéutica y los buenos hábitos, también aumentan la capacidad productiva de la población al disponer de mayor salud para vivir en condiciones de trabajo en una mayor cantidad de tiempo disponible. La disminución de la ocupación hospitalaria es indudablemente también una reducción de los costes de mantenimiento del servicio de la salud.

C)      OPCIONES PARALELAS A LAS OFICIALES

Es necesario aprovechar todas las opciones viables posibles, en realidad son los métodos y medicinas válidas aquellas que curan, sin importar cualquier otro argumento. Esto es así porque se trata en definitiva de favorecer y proteger a los enfermos por encima de cualquier otra circunstancia, en general la salud y la capacidad de soluciones terapéuticas quedan sometidos a otros valores y prioridades que nada tienen que ver con la salud.

reflexologia

Es ridículo no aprovechar cualquier sistema valido por muy alejado que sea de la medicina oficial y de la ortodoxia, por el hecho de que no sea un proceso terapéutico homologado. Con la excusa de la protección ciudadana ante terapias y métodos no evaluados ni garantizados, son eliminados del catálogo de opciones, todas aquellas que no han logrado suficiente apoyo oficial. En muchos casos no llegan a implementarse propuestas inteligentes que deberían lograr aplicarse simplemente porque son una amenaza al protocolo oficial existente y no necesariamente a la salud.

Sin embargo en muchos casos, esta inquisición sanitaria, no logra sus objetivos porque las personas usan estos servicios de manera oculta y pagando particularmente el tratamiento porque han constatado sus beneficios. Como consecuencia podríamos decir que es patético que unas terapias alternativas o complementarias que son apoyadas y usadas por un 30% (ver estudio terapias naturales) de la población estén encadenadas delante de las instituciones porque estas no las tienen en cuenta. La validación por el interés ciudadano debería ser más que suficiente para que nuestros servidores y administradores públicos hicieran lo adecuado para que pudieran ser usadas por todos.

 

ACCIONES HACIA LA SOBERANÍA SANITARIA

No se trata de crear oposición agresiva a la situación imperante pero si se trata de dejar de prestar apoyo a los sistemas no eficaces, abusadores y antidemocráticos en los que no creemos y que han demostrado su ineficacia durante décadas.

A)     DESOBEDIENCIA SOCIAL SANITARIA

Realizar todas las acciones necesarias para desobedecer las directrices oficiales. Antes que las directrices y normas, deben prevalecer los intereses del ciudadano, las normas solo son para ordenar los intereses de la ciudadanía no para sojuzgarlos.

Encontrar la manera de no aceptar las condiciones obligatorias sanitarias y negarse sistemáticamente a aceptar los protocolos terapéuticos establecidos cuando nuestra opinión no es tenida en cuenta.

Buscar opiniones facultativas distintas e informarse por Internet de otras posibilidades y experiencias exitosas que ya existen en todo el mundo para todas o muchas de las dolencias actuales.

B)      CREACIÓN DE MODELOS ALTERNATIVOS

Crear y usar sistemas sanitarios autárquicos e independientes aunque no estén dentro de los parámetros oficiales. Son impresionantes por su cantidad y su eficacia terapéutica probada,  multitud de terapias y terapeutas que ofrecen sus servicios fuera de los cánones establecidos.

Es preciso ser innovador y precursor para buscar las soluciones convenientes para el cambio imprescindible. Si no pensamos de forma diferente no lograremos opciones diferentes y estaremos sometidos a la estrategia convencional y oficial actual.

Un factor esencial para lograr el éxito de la propuesta es conocer con exactitud otras opciones y las ventajas sobre las posibilidades oficiales. Como consecuencia natural crear un catalogo de soluciones, sin prejuicios ni limitaciones, que podamos conocer y divulgar entre todos. No estamos dispuestos, como colectivo, que decisiones oficiales obstaculicen verdaderas soluciones con probado éxito, a las aportaciones de personas que ponen en riesgo sus vidas y sus fortunas por querer ayudar a la humanidad de manera altruista pero con resultados negativos para los intereses comerciales y corporativistas de las grandes empresas.

C)      PRODUCCIÓN DE SERVICIOS CON APORTACIÓN COMUNAL

Hemos de desarrollar y recuperar la cultura de la cooperación donde los seres humanos podamos confiar plenamente en los demás y sacar un buen provecho de los recursos compartidos directamente con los mínimos intermediarios para evitar los máximos gastos posibles y la tentación oportunista de aquellos que se auto abrogan la autoridad sobre el colectivo social.

Debemos desarrollar programas donde los beneficiarios seamos la propia población y no permitir aquellas opciones donde se nos robe y encima tengamos que pagar los gastos. Es imprescindible crear un sistema financiero con aportación popular para establecer un servicio de salud independiente al oficial, porque comprendemos que los partidos políticos y los gobiernos tienen demasiados intereses que no compartimos.

 

CONCLUSIONES

1)       Necesitamos una verdadera democracia que facilite nuestra participación activa en los modelos y procesos terapeuticos.

2)       Reclamamos dejar de estar sometidos al sistema oficial actual esclavizante. Somos adultos y exigimos el derecho a poder elegir nuestro futuro en salud.

3)       Necesitamos la soberania sanitaria como una reivindicación a nuestras propias capacidades curativas. La responsabilidad debe empezar por uno mismo.

4)       Reclamamos el derecho a elegir el sistema curativo de nuestra elección y consecuentemente la libertad para ello.

5)       Necesitamos toda la información que exista sobre la salud y los metodos de aplicación para poder decidir con un verdadero criterio. Necesitamos una plataforma informativa independiente y sin influencias politicas, institucionales o de los lobBy farmaceuticos.

6)       Queremos un sistema sanitario libre, diversificado y local.

7)       Exigimos QUE SE APOYE el desarrollo de cualquier opción valida y sin prejuicios.  

Jordi Orús

Director Revista Athanor – Presidente de Sinapsis

Barcelona, 11 de marzo 2014

www.sinapsis.cat

liberación

CONECTA CON LA CAJA DE PANDORA

Si quieres recibir actualizaciones periódicas de todo lo que vamos publicando, Suscríbete a nuestra lista de correo Aquí
  • Redes sociales
  • Visita nuestras webs
  • Portales de Vídeo y Audio

Síguenos en Facebook
www.facebook.com/pandoravideo ( Página Oficial )
www.facebook.com/groups/lacajapandora/ ( Grupo )

Síguenos en Google+
www.plus.google.com/+LacajadepandoraEu1

Síguenos en Twitter
www.twitter.com/cajapandora1

Visita y suscríbete la web de La Caja de Pandora
www.lacajadepandora.eu

Visita la web de videos de La Caja de Pandora
www.cajadepandora.tv

Visita y suscríbete al Periódico de La Caja de Pandora
www.pandoranews.eu

Suscríbete a los canales de vídeo La Caja de Pandora:

www.youtube.com/lascajasdepandora ( Principal )

www.youtube.com/siyiyi ( Luís Palacios )
www.youtube.com/caixadepandoraTV ( Catalán )
www.youtube.com/PandorasTv ( Inglés )

Suscríbete al canal de Audio de La Caja de Pandora:
www.ivoox.com/escuchar-caja-de-pandora-audios_nq_4454_1.html

Síguenos en Vimeo
www.vimeo.com/channels/lacajadepandora

Sol Ahimsa Colomgia 2018

About Jordi Orús

Director de la revista Athanor, presidente del grupo Sinapsis, cocreador de Arcadia centro rural. Escritor, conferenciante especializado en crecimiento personal y visión social.

Check Also

VIERNES 17 DE AGOSTO 04:00 (GMT+2) – ¿POR QUÉ HAY TANTO MIEDO A FRACASAR? – Carolina Capmany

Desde pequeños se inculca esa importancia a triunfar y a no cometer errores. En el …

¿DESEAS SABER MAS… ? – TURNO DE PREGUNTAS con Sol Ahimsa

Programa especial donde podrás hacer tus preguntas a Sol Ahimsa, preguntas que quedaron pendientes de …

LAS MATEMÁTICAS VORTICIALES – Conocimiento Unificado – Capítulo 6

El universo es un  sistema perfecto de Información, conocer su diseño, su pulso, su movimiento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.