Home 40 ARTÍCULOS 40 El programa “Ser Humano” y su propia tumba de involución

El programa “Ser Humano” y su propia tumba de involución

Si de despiertos o dormidos fuere la cosa, cabría determinar, para empezar, un amplio abanico donde los grados del despertar parece que se suceden, la mayoría de las veces, rompiendo el velo correspondiente a cada nuevo estado vibracional, a partir del cual se trasciende al siguiente una vez integrado este.

Salir del letargo producido por el sentido de una vida enfocada hacia el vacio de lo material, y comprobar que la política (las guerras), la economía (los mercados), la salud (la farmacología), o la educación (el adoctrinamiento), son los pilares que conforman un carrusel que empieza donde acaba, puede producir todo tipo de sentimientos de frustración, de desesperación y de impotencia.

Quedarse ahí, quejándose y luchando para recuperar la situación en riesgo, será la inequívoca señal de que seguimos durmiendo, mas será la inequívoca señal de que, dormidos, nos damos cuenta al menos de que ya ni dormir se puede. (He ahí la gran labor de los agitadores).

“Un indignado, es un integrante del sistema que se escandaliza porque el sistema no le corresponde”. 

Pero una vez dilucidadas las primeras sensaciones, son muchos, cada vez más, quienes toman conciencia de una situación “nueva”, y es la certeza de que todo está tan mal, tan arraigadamente mal, que nada es recuperable sin que la obra cueste más que tirar la casa y hacer otra nueva… sea esta la que sea.

Hasta aquí, pronto llegaremos en masa a tenerlo bastante claro, aunque los programas blindados de la matriz continuarán haciendo su impecable trabajo, pues es justo para lo que están.

Estos programas, sin embargo, tienen un alcance estructural datado desde la propia “placa base”, tipo de procesador, base de datos y sistema operativo, al completo.

Estos programas, responden a un macro-programa que actúa desde el anonimato mismo que, por definición, se auto-mimetiza ante los ojos de quienes, inmersos en su liquido elemento, carecen de la suficiente perspectiva para identificarlo y poder, en consecuencia, decidir sobre la experiencia que les ocupa.

“El pez, no sabe que el agua existe”.

Este macro-programa tiene nombre propio con denominación de origen y su pronunciación podría sonar más o menos así:

“PROGRAMA SER HUMANO”

Si un ser venido de otra dimensión, conocedor de otros modos de existencia en campos más elevados, le dijese a un ser humano (pongamos por caso), que no hace falta comer, que todo podemos transmutarlo porque somos energía y la energía está en todas partes, que nuestro sistema alimenticio depreda y al depredar nos depredamos, y que firmamos así nuestra sentencia de envejecimiento y muerte…

El ser humano sencilla y llanamente responderá:  “yo no pienso dejar de comer”.

Si el mismo ser venido de cualquier otra dimensión, le transmitiese información sobre su “denominación de origen” esclareciendo su verdadero significado, y le explicase (pongamos también por caso), que proviene “del humus”, y por lo tanto del lodo, del fango, y que en ello va implícito, como un código programado, su humildad, (del humus otra vez), la humillación y la postración ante su trampeado lodazal, y la esclavitud como único sentido de su existencia, el ser humano se retorcerá un poco desde sus adentros y reticente, responderá:

“Yo soy un buen ser humano…”

Si en la misma línea y atendiendo a cuestiones de índole mucho más práctico y concreto, ese mismo ser, le argumentase sobre lo absurdo del uso de una moneda de cambio, (el dinero), porque en el universo todo es gratis, y se le evidenciase la idea, que por matemática, lógica y aplastantemente elemental cae por su propio peso: “si todos lo damos todo, todos lo tendremos todo”, haciéndole constar que no existe otra alternativa sensata para la vida en el universo… El ser humano, se expresará entonces en términos de “intercambio de mercancías”, “adquisición de bienes”, “compra de valores…”

Si el mismo individuo extra-dimensional, le recuerda entonces su perdidisima esencia de origen, mucho más allá del origen de su ilusoria e intervenida denominación programada, “ser humano”, y le recuerda que todo cuanto ve, siente y percibe, forma parte de un holograma cuántico representado por su mente inconsciente, y le insta, en consecuencia, a tomar contacto con su esencia todo poderosa, creadora y capaz de transformar el universo conocido de un plumazo, los seres humanos, se escurrirán como anguilas en aceite negando toda responsabilidad y responderán:

“No es asunto mío”.

Luego ni despiertos, ni dormidos, (en última instancia veremos lo difícil que resulta encontrar verdaderas diferencias), ni siquiera ausentes, ni cegados, ni atontados, ni pervertidos ni adoctrinados ni perdidos;

Simplemente, el ser humano carece de memoria.

Y qué difícil recordar en el reino del olvido, mas si alguna vez el ser humano llegase a recordar…

Recordar,

RECORDAR..!

Desde ese momento, desde ese preciso y liberador instante:

 El ser humano, dejará de ser el ser humano.

José Vaso, todosyninguno

www.descodificacioncuantica.com

Facebook – Jose Vaso


Sol Ahimsa Colomgia 2018

About José Vaso

Psicoterapeuta, ensayista y formador. Autor de la Descodificación Cuántica

Check Also

MUNDOS SUBTERRANEOS – EL SEÑOR HUMEANTE con Diego Muñoz

¿Qué hay debajo de nuestros pies, bajo la superficie de la vieja Tierra? MUNDOS SUBTERRANEOS …

HARMONIKUM – El armonizador universal con Joan Punyet

ARMONIKUM Instrumento musical capaz de adoptar cualquier afinación microtonal. Posee 19 cuerdas dispuestas en un …

ALCANZAREMOS PRONTO LA MASA CRÍTICA? con Yolanda Soria

La masa crítica, se supone, que es el porcentaje de la población mundial que tiene …

4 comments

  1. Yolanda S.J.

    Igual resulta mas revelador leer artículos como éste, a esperar que un ser venido de otra dimensión sea quien nos de la solución a nuestra elegida amnesia …
    🙂

  2. “Un indignado, es un integrante del sistema que se escandaliza porque el sistema no le corresponde”.

    mi versión de esta excelente frase…

    Un indignado, es un integrante y defensor del sistema al cual protesta debido a que ya no recibe los beneficios que el sistema le dio y prometió, y al cual defendió por mucho tiempo e intenta chantajearlo con alguno de “sus secretos”…

    Tambien aplica a los diferentes tipos de “indignados” politicos, economicos, sociales, culturales, cientificos, religiosos, etc. etc. etc.

  3. Sí, de esto trata la existencia. Todo lo demás es sólo la acumulación de dolor que necesitamos para darnos cuenta de lo que nos rodea y ambicionar algo diferente. Cada cual en su momento.
    Me ha encantado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.